Escuela de Teatro: Sarandí 766
TEL.4943-6516
mail: espionsala@gmail.com

 

Volver al pricipal

 

ESTAMPAS DEL REFLEJO ABSURDO
En esa guarida que los ruidos festivos, las hambres estancadas y los silencios del agotamiento transforman en el hogar de los anhelos, cuatro jóvenes oscilan entre la condición de colegiales enigmáticos, artistas omnipotentes, delincuentes indefensos, niños que juegan y enemigos que se detestan.
En ese espacio de encuentro y convivencia, los jóvenes están al mismo tiempo resguardados y amenazados.
Ese aislamiento -terrible situación que nos resulta "contra natura" entre seres que viven en la ciudad- es al mismo tiempo una huida y una provocación. Huir de familia y sociedad que no protege ni contiene. Y provocar no solo a familia y sociedad en el ámbito de ficción sino a nosotros: espectadores cercados por una atmósfera que nos acerca demasiado a hechos reales.
La historia merece ser contada y quienes participan saben cómo hacerlo.
De tanto en tanto, en medio de la acción, parece abrirse una ventana que da a otra realidad que es la misma, un espejismo congelado que nos advierte la repetición del drama en seres parecidos, casi idénticos, que aman y sufren.
Los actores ponen sus vértebras, sus nervios, su sangre y su talento artístico para encarnar con pureza y profundidad los personajes de esta crónica ciudadana de nuestra época.
Una dramaturgia sin concesiones para reflejar los dolores, los gritos, la tragedia de quienes necesitan una sociedad humanizada y, por lo tanto, solidaria.
No es para "contarla"; hay que ir a verla y dejarse atravesar por la fosforescencia del mensaje.
Me permito sugerir, tal como se lo expresé a la autora y directora, que sería una experiencia riquísima la propuesta de debate con el público al terminar la función.
 
Helena, un abrazo gigante. Éxitos. Delia Matute

 Helena Nesis.